jueves, 30 de marzo de 2017

Fotografía de Karl Marx.      
Redacción: Luis Escalante / 30 de marzo de 2017

Honduras, en su historiografía, guarda un sinfín de curiosidades y peculiares historias. Una de ellas trata acerca del hondureño que, desde su puño y letra, escribió una carta a Karl Marx allá por 1872. Sí, estoy hablando de Karl Marx... el apátrida aunque nacido en territorio alemán– filósofo materialista que durante el Siglo XIX revolucionó la historia universal. 

¿Con qué objetivo se escribió la carta?

Recordemos que para la década de 1870, luego de haberse promulgado en 1866 la primera «Ley de Inmigración», Honduras se encontraba en la necesidad de atraer flujos migratorios. Si bien esta promoción para atraer inmigrantes al país fue esencialmente auspiciada por el Estado, también es importante resaltar que la clase empresarial participó de ella. Como referencia de esto, Rodrigo Quesada Monge (historiador costarricense y profesor de la Universidad de Costa Rica) dio a conocer que en el año 1872 un empresario hondureño llamado José Pérez Carrión redactó una carta a Karl Marx. 

Se conoce que Marx, quien para aquel entonces era el principal dirigente de la Primera Internacional de Trabajadores (fundada en 1864 por Engels y él), no tenía un conocimiento muy profundo sobre América Latina y, más aún, si se trataba de la rudimentaria república de Honduras, en Centroamérica. Entonces, ¿con qué objeto le escribió el empresario hondureño a Marx? Sencillo, en aquella carta el señor José Pérez Carrión (poseedor de una concesionaria llamada Fomento Hondureño) solicitaba a Marx su intercesión por él ante la Primera Internacional, para que, desde allí, se facilitara la posibilidad de encontrar trabajadores emigrantes interesados en labrar su futuro en Honduras.   

Sin embargo, tal como lo indica el historiador costarricense Rodrigo Quesada, la Primera Internacional de Trabajadores se encontraba sumida en una crisis y, para 1872, año en que el señor Pérez Carrión redactó la epístola, ésta se había distribuido en distintos congresos regionales. El más cercano a Honduras estaba en Nueva York, Estados Unidos. De igual forma, esta carta es realmente una rareza, puesto que dicha organización presidida por Marx era esencialmente europea. Aún así, aunque no se conozca si Marx le respondió a Pérez Carrión, es bastante curioso conocer acerca del único hondureño y centroamericano que se dirigió mediante una carta al «Padre del Comunismo». 

A continuación las palabras del señor José A. Pérez Carrión: 
Ciudadano:             
Cuando en dos de mayo de 1868 el gobierno supremo de la República de Honduras, en el Centro de América, se dignó concederme la gran concesión por noventa años para la construcción de ferrocarriles, telégrafos, muelles y puertos; explotación de minas, canalización de ríos, construcción de almacenes de depósitos, fomento de colonias agrícolas por medio de la emigración, así como el de poder levantar un empréstito de veinte millones de pesos con garantías de los terrenos del Estado, dirijí en unión de mi difunto socio y amigo querido ciudadano J.C. Betancourt, el adjunto impreso a todos los periódicos socialistas de París, Londres, Bélgica y Alemania, como igualmente a todas las sociedades y corporaciones de honrados obreros de Europa, invitándoles a que me ayudasen a llevar a cabo tan vasta y colonial empresa; y qué, con la inteligencia y mancomunada corporación de todos, pudiéramos explotar esa inmensa riqueza que nos ofrece el vasto país de la República Hondureña dando desahogadamente y dentro de la esencia de nuestros principios altamente democráticos-sociales, pan y abrigo a tantos hermanos nuestros que desgraciadamente lo necesitan. 
Varias de esas corporaciones, pues, contestaron satisfactoriamente, pero la tirantez, con que a poco tiempo se presentó la América por consecuencia del estado de la isla de Cuba, hizo que suspendiésemos con sentimientos nuestras negociaciones.
Así, pues, habiendo entrado la américa en un estado normal y no queriendo dejar pasar más tiempo, me dirijo a vos ciudadano Carl- Marks, (sic) como jefe que sois de la gran sociedad internacional, a fin de poner bajo el amparo del ilustre Consejo de que sois digno presidente, la gran empresa "Fomento Hondureño" de que soy concesionario por el término de noventa años, y la cual, bien dirigida, será de inmenso bien para todos nuestros hermanos.
Así, pues, acojed, ciudadano esta gran idea que será, no lo dudéis, un inmenso recurso más para llevar adelante y siempre adelante nuestra propaganda universal.
Y aunque pobre soy, sumamente pobre, sin más riqueza que la gran concesión que pongo en vuestras manos, contad sin embargo; con la amistad sincera de un padre de familia. 
Salud y fraternidad 
José A. Pérez Carrión 
Espero pronto afirmativamente contestación y vuestros consejos.    
Referencia bibliográfica 

1) Quesada Monge, Rodrigo.  «Curiosidades historiográficas: Un hondureño le escribe a Marx en 1872». Revista de Historia (Universidad de Costa Rica), 1992, p. 301-304. 

2) Amaya, Jorge. «Los Árabes y Palestinos en Honduras (1900-1950)». Editorial Guaymuras, 1997, p. 27. ISBN: 9789992654309

_________________________________________
Perfil del autor: Luis Alberto Escalante Cámbar es un tegucigalpense nacido en 1999. Tiene interés en la filosofía, la historia y las ciencias políticas. Actualmente es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Católica de Honduras. Un apasionado soñador y contador de historias.  

Post a Comment:

Designed By Blogger Templates | Templatelib & Distributed By Blogspot Templates | © Copyright Luis Escalante